El Tercer Foro ASONAHORES de Inversión Turística se celebra en un momento muy oportuno y es el mejor escenario para despejar interrogantes y mostrar el panorama actual y futuro de la industria turística dominicana como destino de inversión local y extranjera.

Para tener una visión ajustada de nuestra realidad y como punto de partida, debemos considerar en primer lugar la posición que ocupa el turismo dominicano en el escenario global y regional; en segundo lugar, el comportamiento reciente de la actividad turística y nuestra capacidad de superar obstáculos; y en tercer lugar el historial pasado y presente del sector turismo dominicano como como receptor de inversión de origen local e internacional.

Abordaré de manera puntual estos tres temas con el interés de que la exposición ofrezca la información básica necesaria que sirva de marco introductorio para este foro, al que las circunstancias del momento le otorgan un alto valor estratégico.

Si echamos una mirada al ranking mundial de la Organización Mundial del Turismo (OMT), que incluye 220 países y territorios, el año pasado nuestro país quedó en el primer cuarto de la lista al ocupar la posición 50 por llegadas de turistas, y la 41 por los ingresos generados por la actividad turística.

Y si bajamos al espacio regional de Centro América y el Caribe, en el que la OMT registra 37 destinos, nuestro país tiene el primer lugar en la lista por las llegadas de turistas, por el ingreso de divisas y por oferta hotelera de calidad mundial. República Dominicana atrajo el año pasado el 25% de los 25.8 millones de turistas que visitaron el Caribe. Además, captamos el 17% de los ingresos por turismo de Centro América y el Caribe y el 24% de los que generó el Caribe. Si ampliamos la mirada para abarcar a toda América Latina y el Caribe, sólo México nos supera como destino turístico, considerando los factores que hemos citado.

Nuestro posicionamiento en el escenario turístico regional y mundial explica por qué nos mantenemos en el radar de las organizaciones que buscan nuevos destinos de clima tropical para expandir su presencia en la importante y lucrativa industria turística global.

En cuanto al segundo punto relativo al desempeño de nuestro producto turístico y la capacidad de nuestra industria de superar obstáculos, veamos el comportamiento de las última dos décadas.

En el período 2000-2018 nuestra oferta de habitaciones hoteleras para el mercado internacional pasó de más de 51 mil unidades a más de 79 mil a diciembre del año pasado; un crecimiento de más de 27 mil habitaciones, un 53%. A junio del año en curso ya habíamos superado las 81 mil habitaciones, siendo la mayor oferta de Centro América y el Caribe.

En lo referente a la llegada de turistas internacionales y dominicanos no residentes, el año pasado se registró un incremento de 6.2% con 6.5 millones de turistas. A escala mundial el crecimiento fue de 5.4; en América el aumento fue un 2.3% y en el Caribe el turismo decreció un 1%. En las últimas décadas por lo general, nuestro crecimiento turístico supera el mundial y el regional.

En los años 2010-2018 el aumento fue de dos millones de turistas, un crecimiento promedio de 7.4%, muy por encima del incremento regional y mundial, una muestra del dinamismo de nuestro sector.

Sobre los ingresos debemos señalar que, de los 2 mil 800 millones de dólares del año 2010, pasamos a más de 7 mil 500 millones el año pasado, para un crecimiento de 62% en el período; que también supera el comportamiento mundial y regional.

El tercer punto que les propuse tiene mucho que ver con el objetivo de este foro que es promover el sector turismo dominicano como un atractivo destino de inversión. Veamos algunos datos relevantes de lo que ha ocurrido en los últimos años.

El Banco Central nos reporta que en el período 2010-2019, cortado a junio pasado, nuestro país recibió más de 23 mil 700 millones de dólares de inversión extranjera directa, de la cual el 19% llegó para el sector turismo; es decir, más de 4 mil 500 millones. Si sumamos al turismo por lo menos la mitad de la inversión de más de 3 mil 500 millones asignada al sector inmobiliario, igualamos el 25% de la inversión externa que el banco le adjudica a industria y comercio.

Algunos expertos consideran que es muy poca la inversión extranjera directa para la actividad inmobiliaria que no está directamente vinculada al turismo. De ser así en las estadísticas oficiales el turismo sería el principal sector de inversión. La información que expondré a continuación sobre los proyectos aprobados por el Consejo de Fomento Turístico (CONFOTUR) apuntala con cifras contundentes esta consideración.

El año pasado el Consejo de Fomento Turístico (CONFOTUR) aprobó la clasificación definitiva y provisional de 65 proyectos turísticos con una inversión estimada de unos 3 mil millones de dólares, que aportarán unas 15,458 habitaciones y posibilidad de generar unos 23,100 empleos directos e indirectos. Los técnicos del Ministerio de Turismo proyectan en 3 años el tiempo de construcción de los proyectos que aprueba CONFOTUR.

Dichos proyectos están ubicados principalmente en las Provincias de La Altagracia, Samaná, Azua, El Seibo, Puerto Plata, San Pedro de Macorís, Santo Domingo, Santiago, María Trinidad Sánchez, La Vega, La Romana y Puerto Plata.

Los hoteles, condohoteles, apartahoteles, proyectos inmobiliarios y de oferta complementaria tienen inversión de origen dominicana, española, panameña, turca, dominico/española y dominicana/estadounidense, holandesa y francesa, entre otras.

Este año, hasta la última sesión del CONFOTUR celebrada el pasado 21 de noviembre, se han aprobado 78 proyectos, con una inversión estimada de más de 4 mil 800 millones de dólares; lo que nos indica que tendremos resultados superan los del 2018, ya que tenemos un 20% más de proyectos y un 58% más de inversión.

Si analizamos este proceso de aprobación de inversiones considerando el posible impacto de la crisis provocada por los infundados cuestionamientos mediáticos iniciados en mayo pasado, veamos el comportamiento de los proyectos con aprobación definitiva del 2019 comparados con los del 2018.

De los 78 proyectos aprobados este año 49 tienen el visto bueno definitivo que es un 69% más que en el 2018 que sólo fueron 29; y en cuanto la inversión de estos pasamos de más de 873 millones de dólares a tres mil millones de dólares, un incremento de un 244%. En cuanto a las habitaciones tenemos 5,168 del año pasado, y 18,768 en el 2019, un aumento del 263% .

Muy importante es indicar que los meses julio-noviembre se conocieron 58 proyecto, con una inversión que supera los 2 mil 190 millones de dólares; de los cuales 25 son hoteles con una inversión estimada de más de 1 mil 300 millones de dólares.

De los hoteles la mayor inversión es la española en 7 hoteles con costo de más de 521 millones de dólares y 2,800 habitaciones. A estos se suman ocho hoteles de inversión local, tres de inversión estadounidense, dos hoteles de capital venezolano, uno mexicano, uno costarricense y tres de inversión mixta dominicana con francesa e italiana.

También en julio noviembre se presentaron 9 proyectos de apartahoteles y condoteles con más de 191 millones de dólares en inversión; y 21 propuestas inmobiliaria con más de 900 millones de dólares de inversión. A estos se suman cuatro propuestas de oferta complementaria, incluyendo dos parques temáticos y la ampliación del puerto turístico de La Romana.

Visto así el cuestionamiento mediático no desestimuló el proceso de inversión local y extranjera. En los meses junio-septiembre se registró una caída de la llegada de turistas; sin embargo, en los meses octubre-noviembre se conocieron en CONFOTUR 26 proyectos, con un costo superior a los 740 millones de dólares.

Esto ocurre porque quienes hacen estas inversiones conocen el comportamiento del turismo, que se caracteriza entre otros aspectos por su rápida capacidad de recuperación y adaptación a los cambios; condición que está demostrado se repite y, en el caso dominicano, que ha logrado superar en tiempo relativamente breve las principales situaciones críticas que han afectado el dinamismo del turismo internacional en las últimas dos décadas.

En el caso que nos ocupa, que es el impacto negativo de los ataques mediáticos, que ya se ha demostrado de manera irrefutable que no tenían fundamento, ya se registran las primera señales de que se ha iniciado un proceso de recuperación, y el gobierno, el Ministerio de Turismo y todo el sector trabajan coordinados para avanzar en las acciones de comunicación y otras necesarias para relanzar nuestra oferta turística.

La primera señal alentadora es que ASONAHORES no ha recibido ningún reporte de paralización de proyectos o procesos de inversión que estaban en marcha, ni la cancelación de nuevas inversiones proyectadas.

También la información que he compartido con los presentes sobre la marcha de los procesos de aprobación de inversiones en el CONFOTUR. Cerraremos el 2019 a un ritmo similar al del pasado año en cuanto a la aprobación de nuevos proyectos.

Otro signo importante es que el Ministerio de Turismo ya inició la campaña de comunicación para reposicionar. También lo es el hecho de que en el aeropuerto de Punta Cana, que recibe más del 60% de nuestro turismo, en el período mayo-noviembre, el pico más alto en la caída de la llegada de turistas internacionales se produjo en septiembre con un 26%, en octubre bajamos a un 25% y en noviembre cerramos con un 16%. Confiamos en que se mantendrá esta tendencia.

Termino mi intervención reiterando que el optimismo que expreso en esta y anteriores intervenciones públicas, se sustenta en firmes pilares, como el hecho de que seguimos siendo el destino más seguro del Caribe, en la calidad alcanzada por nuestra oferta turística y en su aceptación en los mercados en los que competimos; y por supuesto, en nuestro más valioso intangible: la calidez del dominicano.

Con el esfuerzo de muchos hemos convertido a la República Dominicana en un atractivo destino, en el que crece de manera firme la inversión local y extranjera; el historial de éxitos de nuestro turismo no es una casualidad y constituye una sólida plataforma para seguir adelante, a pesar de las complicaciones del entorno internacional y de las circunstancias adversas que enfrentamos en algunos mercados, que son circunstanciales.

Este tercer foro de inversión de ASONAHORES es una señal de que navegamos en la dirección correcta y hacia un puerto seguro.

Muchas gracias.

0